Donde aprender

Que lo que es más importante: ¿matemática, manejar, operar la computadora, modelar el cuerpo o amar?

Creo que amar seria la alternativa mas votada. Todas las demás son importantes, apreciables, interesantes. Pero amar, sin duda, es fundamental. El cemento de cualquier relación humana que objetive ser durable.

¿Pero, en que clase se aprende a amar?

La escuela enseña la matemática. La autoescuela a manejar. El gimnasio, a modelar el cuerpo. Para operar la computadora, para dibujar, fotografiar, vender, ... y millares de otras actividades humanas, siempre encontramos locales propios, especializados, que no dejaran de prestar socorro a estas necesidades y deseos humanos. Pero amar, aprendizaje tan necesaria... ¿donde se aprende?

Quizás no exista una clase especializada. Pero otras, si. La clase (sala) del hogar, donde las relaciones familiares pueden ser corteses, cuidadas, tratadas… en amor. La clase (sala) de reuniones, que simboliza el ambiente de trabajo, donde tantas desentendimientos pueden ser minimizados… en amor. La clase (sala) de aguardo, simbolizando las interrelaciones sociales que pueden ser mejoradas cuando dejamos de tratar con los otros solamente como desconocidos… en amor.

Tantas clases. ¡Y tanto aprendizaje a nuestra disposición! Y Dios, nuestro Padre – que es El que organiza estos espacios -, El mismo nos muestra como, pues une la teoría y la plática. Habla en amor y lo pone en acción, en la persona de Jesús. Ser alumno de este Maestro, por lo tanto, es encontrar en cada ambiente una nueva clase de escuela, donde amar puede ser enseñado y también aprendido. Puede ser emisión y también recepción. Enviar y también recibir. Y sin preocuparse con las notas ni con la media para pasar de año. Por medio de la fe en Jesús pasamos de grado.

Y es exactamente esto que nos mueve a cada vez más continuar a aprender.


Traducción:
Pastor André Luiz Muller
Canoas, RS, Brasil
Postar um comentário

Postagens mais visitadas deste blog

Só os loucos sabem

Tempo de uma vida

Inveja e justiça