Conexión


En el convivio con personas, establecemos no solamente relaciones, pero también, construimos conexiones. Cuando en nivel del relacionamiento se profundiza, nos conectamos al otro de una forma constante y duradera.

Bueno, no siempre.

Algunas conexiones pueden complicarnos. Es lo que sucede en el centro de Brasil hoy. Conexiones son hechas a la persona de “Carlinhos Cachoeira” (Carlos Cascada), y por consecuencia, sus actos ilícitos de corrupción. Y puede haber mucha gente nerviosa por las nuevas conexiones que pueden aparecer. Esto porque no solamente llevan una persona, pero, a un conjunto de valores y actitudes en la vida pública y privada.

Pero, no solamente en las “cascadas” encontramos el riesgo. También en aguas sucias, o en los pequeños lugares con aguas paradas, bien cercano de nosotros. Alli están las tentaciones de establecernos conexiones, que primeramente son buenas, pero que traen contaminación para dentro de nuestras vidas y corazones.

En el evangelio de Juan, capitulo 15, Jesús habla que El es la Vid y nosotros los ramos. Quien esta conectado a Él, da mucho fruto. Allí esta una conexión que siempre hace bien y trae solamente buenas consecuencias para la vida. Conectados al Maestro tenemos a fuente de alimentación y sustentación que no solamente nos da la orientación, pero también nos lleva a producir muchos y buenos frutos.

Esta conexión, que puede ser vehiculada a los cuatro vientos, muchas veces por miedo o vergüenza, se queda escondida. Y la conexión a la persona ‘Carlinhos Cachoeira’, normalmente se tiene miedo de divulgación, se trabaja con tranquilidad se está escondida. Por supuesto, porque mueven el interés del ser humano: dinero, poder, influencia, deseos carnales…Entre tanto, los frutos que surgen de la conexión con la Vid son permanentes y producen vida eterna.

No hay conexión más duradera que estar a Cristo Jesús la Vida. Esta conexión si debería ser vehiculada todos los días en la prensa.




Pastor Lucas André Albrecht
Capellán de la ULBRA, Pastor de la Congregación ‘San Pablo’
Canoas, Brasil



Traducción
:
Rev. Walter T.Ries Jr.
Misionero Luterano en La Republica Dominicana

Postar um comentário

Postagens mais visitadas deste blog

Só os loucos sabem

Tempo de uma vida

Inveja e justiça