Entregar su vida


Mirando un documental en televisión, conocí un poco la historia de Peter Norman. Un hombre blanco, australiano, que en las olimpiadas de 1968, que se solidarizo con dos estadunidenses negros, Tommie Smith y John Carlos, en la ensena historia que hicieron juntos la famosa gesticulación conocida como Black Power – mano derecha arriba y puño cerrado. Después de esto, no solamente Smith y Carlos sufrieron ataques en su país, como también Norman sufrió lo mismo en Australia. Sus carreras en el atletismo fueron perjudicadas para siempre. En dado momento durante el documental, uno de los estadunidenses dice apuntando para Norman: “¡Hombre, yo daría mi vida por este hombre. Enserio! Ahora mismo, se él necesitara.”
Un gesto muy noble para el punto de vista humano, no hay duda.
Pero, ¿y se Peter Norman no fuera un hombre bueno? Y ¿Si en verdad se descubriera después que el fue una mala persona? (lo que no fue)
Por una persona considerada buena, probable la gente se animara a sufrir. Pero, y ¿por alguien malo? Creo que se complica, ¿No?
Este ejemplo nos enseña la grandeza del amor de Dios en Cristo Jesús, que entrego su vida cuando estábamos en la situación de sus enemigos. Estábamos lejos, alejados, no éramos buenos  para nada. Ahora por medio de la fe, estamos cerca, perdonados. Somos amigos. Pero, más que esto, somos hijos de Dios por medio de esta fe (Libro de la Biblia, Romanos, capitulo 5). Esto es más que solidaridad o un gesto noble. Es amor profundo, reconstrucción, vida.
Cuando nos sentimos abatidos, cansados, en la duda si alguien está de nuestro lado, podemos recordar: se cuando éramos enemigos de Dios El nos amó, imaginen ahora que somos amigos íntimos, cercanos, hijos del Padre. Podemos seguir corriendo nuestra corrida, seguros del resultado final, y seguros del coraje y consideración de Aquel que entregó su vida por Peter Norman, por los Blacks, por los Whites, por todos nosotros.
Y que es el Power de impulsión para nuestros pensamientos, gesticulaciones y acciones.



Pastor Lucas André Albrecht
Capellán del Campus, Pastor de la Congregación ‘San Pablo’ 
Canoas, Brasil



Traducción:
Rev. Walter T.Ries Jr.
Misionero Luterano en La Republica Dominicana

Postar um comentário

Postagens mais visitadas deste blog

Só os loucos sabem

Tempo de uma vida