sexta-feira, setembro 16, 2011

Por causa de nosotros

No siempre estamos pensando en los demás. Podemos estar pensando más en nosotros mismos.

Por ejemplo, el fanático que gasta dinero con su equipo, no siempre está pensando en el club; puede estar simplemente pensando en relazarse y emoción. El político que va a las calles saludar el pueblo, puede estar solamente interesado en poder y dinero. El grupo que consigue toneladas de alimentos para donar a personas necesitadas, puede quizás tener el objetivo de enseñar la grandeza de su corazón. El médico que salva la vida no por la vida o por el paciente, más por su reputación. El muchacho gentil y amable, con una, o más muchachas, pueden estar pensando solamente en su proprio placer.

En muchas situaciones ponemos una impresión, aunque haya otra. Todo bien, en algunos momentos es normal que busquemos nuestros intereses. Mas en otros…., vergonzosamente, solamente intereses personales están en juego.

Jesucristo vino al mundo y tenía el poder para hacer lo que le daba la gana; salvo muchas vidas, sano otras tantas, quizás tenía muchas personas que lo admiraban. Podría tener millares de votos y ocupar posiciones importantes.

Pero Él no estaba pensando en El mismo. Estaba solamente pensando en el prójimo, en nosotros mismos.

Por eso fue escupido y humillado; fue calumniado y clavado en una cruz. Soporto todo porque su mayor interese era sacarnos el egoísmo y autosuficiencia del corazón e llenarnos con el amor de Dios. Porque Él siempre está pensando en el prójimo. ¡En nosotros! Por la fe, él quiere permanecer en nuestros corazones, para que tengamos tiempo para todo. Para nosotros mismos, pero también para tener tiempo para vivir con Él, y actuar en la dirección del prójimo.

Esta causa es la que realmente vale la pena.


Pastor Lucas André Albrecht
Capellán del Campus, Pastor de la Congregación ‘San Pablo’ 
Canoas, Brasil



Traducción:
Rev. Walter T.Ries Jr.
Misionero Luterano en La Republica Dominicana
Postar um comentário