Soledad


Existen diversas formas de soledad.

La soledad del aislamiento. Estar solo, lejos de la gente. Una decisión que a veces puede ser sano, o insano.

Existe la soledad que, aún cuando se está rodeado de personas, en casa, en el labor, en medio a la multitud de la calle, uno se siente solo.

A veces la soledad puede tener origen en el abandono. Ser olvidado, abandonado, dejado para tras. O entonces causar el abandono, por medio de comportamientos que dificulten el reracionamiento. Esto puede ser lo más doloroso, por el dolor o por la culpa y necesita de Fuerza para recomenzar.

Y la soledad puede también estar adentro de la mente, cuando ideas reinan solas y absolutas, sin posibilidad de cambio o comunión. No se cambia, no se acepta, no se intercambia modos de pensar, lo que lleva a una visión limitada y quizás al sentimiento de superioridad.

La soledad sin duda está muy presente en la vida del hombre moderno, y se manifiesta de diversas formas. Pero casi todas ellas no parecen ser la mejor alternativa. Pues estar junto, tener compañía, buscar afán y apoyo en las compañías siempre trae beneficios que estimulan un mucho al corazón. Es bueno compartir, convivir, oír, aceptar, cambiar. Crecer, aprender. Amar. Estar solo y recogido trae su dosis de provecho. Pero sin duda se alcanza mucho más de manos dadas.

De hecho, existen varias maneras de soledad. Y una de ellas puede estar en nuestra vida, en el presente. Pero solamente existe una forma de uno nunca estar solo.

Estar con Dios.
Postar um comentário

Postagens mais visitadas deste blog

Só os loucos sabem

Tempo de uma vida

Com consideração