En medio a la tempestad

Los discípulos conocían el mar... Miraron hacia el cielo y se sintieron seguros para emprender mas una travesía. ¿Cuantas veces ya habían realizado aquella tarea? Tomaron, pues, los remos y partieron.

Todo parecía estar bien y se sentían seguros en la jornada. Lo que no sabían es que serian sorprendidos con el cambio inesperado del viento. Las olas, que antes eran favorables, ahora amenazaban. La tempestad los tomó de sorpresa, el miedo también. Miedo traído por la inseguridad de la falta de control. Miedo que llego cuando las fuerzas comenzaron a fallar.

En un mundo de tempestades, muchas veces somos iludidos con una falsa sensación de que paz es sinónimo de buen tiempo. Todo parece ir demasiado bien hasta que los vientos contrarios nos toman de sorpresa. Las crisis y conflictos, que antes ocurrían tan sólo con los otros, ahora también nos agarra. ¿Dónde pedir socorro? ¿En quién confiar cuando todo está oscuro y conseguimos ver solamente las gigantescas olas a nuestro alrededor?

Se hizo necesario llegar al límite de su incapacidad para que los discípulos se percibiesen lo que no consiguieran solos. Y fue exactamente cuando habían se desprendido de toda la ilusión humana de auto-ayuda, que mas una vez fueron sorprendidos. Percibieron lo que jamás debían tener olvidado: que en ningún momento estaban desamparados. Y lo que parecía ser el mayor obstáculo para ellos, era tan sólo estrado para los pies de Aquel que tiene el verdadero control.

No temer las olas furiosas fue una lección enseñada a todos los que seguían en aquel barco pequeño. Dios da pruebas de que, para El, no existe imposible. Al sernos confrontados con la realidad de los días difíciles, por lo tanto, tenemos también a nuestra disposición la misma certeza de aquellos hombres sobre Jesucristo: “¡Verdaderamente es el Hijo de Dios!” *. Él trae la paz y seguridad.

Y también da fuerzas para que continuemos a remar.


Rev. Peterson Machado
Capellán de la Escuela Ulbra Concórdia
Candelária, RS – Brasil

*Evangelio de San Mateo 14.33
Postar um comentário

Postagens mais visitadas deste blog

Só os loucos sabem

Tempo de uma vida