Diálogo

Algunos días atrás, encontré el siguiente dicho: "uno es poco, dos esta bien, seis es demasiado". Me pareció interesante no tan sólo el dicho como lo que lo seguía:

"Oliver Wendell Holmes, célebre jurista, dijo que cuando dos personas dialogan, por supuesto que hay seis personas envueltas:
Usted, como lo creo que eres;
Yo, como usted lo crees que yo sea;
Usted, como usted lo cree;
Yo, como yo lo creo ser;
Usted, como realmente lo eres;
Yo, como realmente lo soy.”

Que raro! Cuanta gente envuelta en un diálogo entre dos personas!
Las personas descritas en los puntos 1 a 4 lo pienso ser lo prejuzgamiento, preconcepto. Yo juzgando al prójimo o el prójimo me juzgando. En resumen, nada se resuelve. Es un dialogo de imágenes.
Las dos últimas son las que pueden conducir un diálogo verdadero: "5. Usted, como realmente lo eres". "6. Yo, como realmente lo soy". Que bueno seria si fuera siempre así. No perderíamos tanto tiempo en rodeos.

Lo ideal en verdad, es siempre tener un diálogo a tres. Si, un diálogo a tres: Yo, Dios y el prójimo. Prójimo, Dios y yo. Inserir Dios en la charla como mediador y orientador. Colocar Dios en el dialogo puede ser orar por el semejante; orar por mi para ser verdadero en la charla. Colocar Dios en el dialogo puede ser tener en cuenta sus ensañamientos y usar estos principios en nuestro comportamiento. Mira lo que Dios dice para personas que están por desarrollar un diálogo:

Perdone nuestras deudas así como nosotros perdonamos nuestros deudores…
Es preciso renacer, recomenzar, una nueva oportunidad…
Amamos porque Dios nos amo primero…
Y además, de acuerdo con el autor bíblico Santiago: "Estén listos para oír, pero tarden para hablar y quedar con bravo".
Poner Dios en el dialogo es recordarme a mi y a mi semejante de que Jesucristo insiere amor y entendimiento en la vida de dos que están charlando, charlaron o van a dialogar.

Uno es poco, dos está bien, seis es demasiado.
¡Uno es poco, dos está bien, tres es lo ideal!

Yo, Dios y el prójimo.
El prójimo, Dios y yo.



Texto del Pastor Marco Antonio Jacobsen
Comunidad Luterana “São Paulo” (Celsp)
Capilla de la Ultra, Canoas, RS.
Postar um comentário

Postagens mais visitadas deste blog

Só os loucos sabem

Tempo de uma vida

Com consideração