Con el corazón

Una pregunta repetida muchas veces en esta época del año: "que lo que es navidad?”
La respuesta depende bastante de lo que los ojos o el corazón consiguen ver.

¿Que ven los ojos cuando miran un libro antiguo con una cruz en la capa? Quizás un registro histórico, un conjunto de relatos, documentos importantes. El corazón ve el registro del amor del Padre en la dirección de Sus hijos.

¿Qué ven los ojos en un templo? Quizás una construcción, una creación artística, un local turístico. Pero, con el corazón es posible ver la presencia de Dios en medio de su pueblo, el recuerdo de cuidado, la celebración y comunión entre hermanos.

¿Qué ven los ojos cuando ven dos barras unidas en cruz? Dos barras unidas. Un símbolo, un aderezo, una señal de muerte. Pero el corazón puede ver exactamente el símbolo de la vida, de la esperanza, de la presencia y cuidado.

Mirar hacia la Navidad tan sólo con los ojos nos muestra luces, compras, prisa y deseos. Desvenda, sin duda, algunas cosas buenas, pero muchas apenas superficiales.
Mirar con el corazón nos hace ver más. Muestra el Amor ilimitado del Padre. Guía rumbo a la esperanza que es renovada cada mañana. Confirma la oportunidad de descanso y reflexión que El ofrece y Su amor que no tiene fin.

Y principalmente, con el corazón veremos Dios en la forma de un niño, la simplicidad venciendo la opulencia, la flacidez venciendo la fuerza, la humildad se sobreponiendo a la ostentación. Para no dejar dudas de que el pesebre que Dios quiere es nuestro corazón, todos los días.

Es lo que se pasa cuando miramos la Navidad por los ojos de la fe.
Los ojos no entenderán. Pero el corazón si.
Y de hecho, es lo que importa.


Traducción:
Pastor André Luiz Muller
Canoas, RS, Brasil
Postar um comentário

Postagens mais visitadas deste blog

Só os loucos sabem

Tempo de uma vida

Com consideração