Causa de Vida

Cuando bien cuidado, el es un símbolo de la vida, de la resistencia, del amor, de la entrega y de todo lo que se refiere al vivir.
Cuando no bien cuidado, el se transforma en el mayor enemigo. Pues es posible sobrevivir con la para o ausencia de diversos órganos, pero es imposible cuando el deja de ladrar.

El corazón.

Así es que, todos cargamos dentro de nosotros aquel que puede salvar nuestra vida o acabar con ella.
Hay una teoría comprobada por la Organización Mundial de Salud (OMS), que muestra las enfermedades cardiovasculares como la mayor causa de óbitos en el mundo. Sea por el órganos en si mismo, sea por sus 'correlatos' – venas y arterias dejan de cumplir sus funciones. O sea que, aquel en quien mas confiamos para nos mantener vivos puede se transformar en aquel que mas amenaza.

Cuidados, tratamientos, y principalmente, prevención son las grandes recomendaciones medicas para con este nuestro órgano tan fundamental. Cambio de hábitos, platica de deporte y buena alimentación están entre ellas. Todo para que de héroe no venga a se tornar villano.

En lo tocante a la fe, nuestro corazón también merece el mismo cuidado. Es fundamental saber lo que le mantiene bien ocupado, alimentado y ladrante en dirección a Dios. Si no, indeseados desechos pueden comenzar a obstruir nuestras arterias, perjudicar nuestra caminada y, cuando no damos cuenta, el, que debería estar fuerte, está sucumbiendo delante de los peligros y tentaciones.

Dios desea cuidar y fortalecer nuestro corazón diariamente, nos ofreciendo alimentación y ejercicios, además de medidas preventivas, para que el continúe siempre como un jovencito, depósito de fe en Jesús, que es la Fuente de la vida y fuerza par ano dejar de pulsar, luchar y sonreír.

Y, de esta forma, en el corazón continuará a estar la mayor causa de vida para el mundo todo.

Traducción: Pastor André Luiz Muller, Canoas, RS, Brasil
Postar um comentário

Postagens mais visitadas deste blog

Só os loucos sabem

Tempo de uma vida

Inveja e justiça