Tiempo

-Si yo tuviera un coche del año, sería feliz.
-Si hubiera encontrado la persona ideal, sería feliz.
-Si estuviera trabajando en el empleo de mis sueños, sería feliz.

Ahora compare con este texto de la Biblia: “El que al viento observa, no sembrará, y el que a las nubes mira, no segará”. (Eclesiastés 11.4). El texto bíblico hace referencia a las leyes de la naturaleza.

Estas frases muestran que el hombre nunca esta satisfecho. Por lo menos no mientras busca alternativas en instancias teóricas, cuándo desea hacer el fuego con trozos grandes de madera. El camino es más difícil que hacer con pedazos chicos. Solo el esfuerzo y los objetivos humanos son relativos.

Por eso es que, si el hombre nunca está satisfecho, es porque está sentado en la mesa equivocada. Es el trabajo que Díos hace por nosotros que garantiza el pan de la vida – y que nos da fuerzas para la vida diaria.
La obra de Jesús da seguridad a nosotros para que no solo ajustemos las velas al viento, como garantiza fuerzas hasta para hacer el tiempo cambiar. Puede no ser posible cuanto a las leyes naturales, pero es posible cuanto a la naturaleza de los problemas de la vida.

La fe que garantiza buenos vientos y lindo clima para la siembra diaria. Porque quien está con Él, no depende del clima. Quien tiene fe, trae el sol adentro.
Postar um comentário

Postagens mais visitadas deste blog

Só os loucos sabem

Tempo de uma vida

Com consideração